Hace cinco años la Casa de los Peces ya había acogido un banco de sardinas «pero entonces era más pequeño», sostienen los biólogos. Para el director de los Museos Científicos, Tino Fraga, en esta ocasión la presencia de los nuevos inquilinos del museo «é un excelente complemento da exposición que xa inauguramos sobre a maneira de elexir o peixe correcto, Bo para o mar, bo para ti, xa que a sardiña é un dos recomendados». Y es que dicha muestra aconseja el consumo de pescado cercano y abundante con el fin de colaborar con la sostenibilidad.

Este banco de sardinas no acabará en las parrillas de la próxima noche de San Juan («Tu dí que si hay que prepararlas que lo haga Pablo Gallego», bromeaba el cocinero a la salida de la Casa de los Peces) pero, si fuera ese su destino, para entonces ya casi darían la talla; explican los biólogos que cada una de las sardinas tiene en este momento entre 6 y 8 centímetros y pesa entre 8 y 10 gramos. Dentro de un año, duplicarán dicha longitud y «non pasarán los 22 centímetros», apunta López Cribeiro. Detalla asimismo que pueden vivir hasta siete años, «pero a medida que se fan maiores van perdendo movilidade, esa especie de sólido que se convirte en fluido pola velocidade coa que se moven ahora».

Alimentación y educación

Sobre su comida, detalla Antonio Vilar que además del pienso este banco de sardinas recibe «estimulantes e inmunoestimulantes» para evitarles infecciones. La alimentación es «abundante, porque si les pones justo puede ocurrir que a los más débiles no les llegue lo suficiente y así siempre les llega».

Como ejemplo de ello, Alex Rosende se mueve por la parte trasera de los tanques de los peces, una trastienda de pasillos y tubos por la que se llega a la parte alta del tanque que contiene el banco de sardinas. Desde este lugar no es fácil ver cómo el banco se mueve, como si fuera un único pez, en busca del alimento. Las sardinas comparten el agua con unas cuantas maragotas que son las encargadas de comerse a las más escuálidas, «as sanas non as collen nunca, porque un ataque suponlles un gasto enerxético tremendo», apunta Cribeiro, que remite a la web Casa de las Ciencias para ver el vídeo completo de esta iniciativa.

Link: www.lavozdegalicia.es

Mías información :  http://blogs.lavozdegalicia.es/vamosalargar/2010/10/13/sardinas-como-nunca-as-viras/